cabecera_mercantil

Sanciones por manipulación de mercado

30.01.2015 Javier Gallego. Socio de Gallego Martos & Quadra-Salcedo
Artículo original en: www.expasion.com

Recientemente se publicaba en el BOE de 5 de diciembre la Resolución de la CNMV por la que se imponen a Zinkia Entertainment, S.A., productora de “Pocoyó”, y a su presidente, D. José María Castillejo Oriol, sanciones económicas por importe de 100.000 y 60.000 euros respectivamente por la comisión de infracciones muy graves de las previstas en el art. 99.i) en relación con el art. 83 ter de la Ley del Mercado de Valores por la realización de prácticas de manipulación de mercado a través de operaciones sobre acciones propias de la sociedad cotizada. La Resolución de la CNMV agota la vía administrativa, sin perjuicio de poder ser recurrida ante la Sala de lo Contencioso – Administrativo de la Audiencia Nacional.

No es la primera Resolución de la CNMV dictada este último año que impone sanciones por prácticas de manipulación de mercado a través de operaciones sobre las propias acciones a sociedades emisoras de valores, y también a los intermediarios financieros que actúan por cuenta de las mismas en su operativa de autocartera por la no comunicación a la CNMV como sospechosas de manipulación de mercado de las operaciones intermediadas sobre acciones propias de las sociedades cotizadas por cuenta de las cuales actúan. Sirva citar como ejemplos recientes las sanciones impuestas a Fluidra. S.A. y a Ibersecurities, SV, S.A.U. (BOE de 17 de junio de 2014) y a Fiatc Mutua de Seguros y Reaseguros de Prima Fija, Inverfiatc, S.A., Inverfiatc, S.A. y a Joan Castells Trius (BOE de 22 de marzo de 2014).

En el plano legal, el art. 99.i) LMV establece que constituye infracción muy grave el incumplimiento de lo dispuesto en el artículo 83 ter LMV, cuando produzca una alteración significativa de la cotización, que dispone que toda persona o entidad que actúe o se relacione en el mercado de valores debe abstenerse de la preparación o realización de prácticas que falseen la libre formación de los precios, señalando expresamente como tales las operaciones u órdenes que proporcionen o puedan proporcionar indicios falsos o engañosos en cuanto a la oferta, la demanda o el precio de los valores negociables o instrumentos financieros.

Según expone la CNMV en los criterios de 18 de julio de 2013 que recomienda sean observados por los emisores de valores y los intermediarios financieros que actúen por cuenta de aquéllos en su operativa discrecional de autocartera, en los últimos años ha observado un incremento de la actividad realizada por emisores de valores que compran o venden en el mercado sus propias acciones, de forma anónima y discrecional, a través de un intermediario financiero. Tal operativa discrecional de autocartera se lleva a cabo mediante órdenes de compra en los momentos de exceso de papel u órdenes de venta en los momentos de exceso de dinero. Considera la CNMV que esta operativa puede generar en determinadas circunstancias distorsión de la oferta y demanda de valores, señales erróneas respecto a la liquidez real de un valor o los conflictos de intereses en que puedan incurrir los administradores de la sociedad cotizada, los cuales poseen información privilegiada y toman las decisiones de compra o venta de los propios valores.

La CNMV identifica dos riesgos principales en relación con esta operativa cuya materialización puede llegar a ser constitutiva de manipulación de mercado: Por un lado, se pueden generar señales engañosas al mercado respecto al volumen al poderse provocar la apariencia de que la demanda o la oferta de un valor son superiores a las que resultarían del libre juego de la oferta y la demanda, pudiendo inducirse a error al inversor respecto a la liquidez de un valor al desconocer el volumen de oferta o demanda que corresponde a la autocartera y a las decisiones libres de los agentes del mercado. Por otro lado, las señales engañosas se pueden generar respecto a la formación del precio de mercado del valor sobre el que recaen las operaciones de autocartera.

Con el objeto de contribuir a la correcta formación de precios, fomentar la transparencia del mercado y proteger al inversor, la CNMV estableció el 18 de julio de 2013 una serie de criterios orientativos dirigidos a los emisores de valores y a los intermediarios financieros, que revisten a nuestro juicio una considerable complejidad a efectos de su correcto seguimiento por los destinatarios, y que se refieren, por un lado, a la forma de desarrollar la operativa discrecional de autocartera respecto al volumen, precio y tiempos en que se pueden emitir órdenes de compra o venta de autocartera y a la organización interna y control de la actividad de autocartera en la compañía y, por otro, a la información que de tal operativa discrecional de autocartera se debe suministrar a la CNMV y al mercado.

En conclusión, los responsables de las sociedades cotizadas que lleven a cabo operaciones sobre acciones propias deben llevarlas a cabo teniendo en cuenta los criterios marcados por la CNMV y ser particularmente diligentes en su seguimiento con el fin de evitar la comisión de ilícitos calificables como infracciones muy graves por manipulación de mercado, que no sólo conlleva la imposición de sanciones económicas, sino también un daño reputacional y de imagen de consecuencias muy perjudiciales.

 



Uso de cookies

“Utilizamos cookies propias y de terceros que analizan el uso que se hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos y optimizar su navegación. Si continúa navegando por nuestro sitio web, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información pinche aquí.

ACEPTAR